Mi pequeña grande

e586dba4813f11d2ab851a2a92cb358d

¿Sabes esa sensación de cuando no puedes parar de reír y las mejillas se te estiran de manera casi imposible, y las mandíbulas te pesan y la barriga te arde? Sí, la conoces. Lo sé porque te he visto disfrutarla. ¡Lo sé porque tú me la enseñaste!

A tu lado casi siempre acaba doliéndome la cara (y no, amiga mía, no de ser tan guapa por mucho que tú me lo cantes). Y es que… ¿te cuento un secreto? Estar contigo es el mejor sitio que conozco. A nosotras los planes nos resultan secundarios. Si hay playa, bien, si hay música, mejor. Si estamos juntas, perfección. Cachimba + cerveza. Ese es nuestro caballo ganador, pero en realidad, ganar lo que se dice ganar, ganamos cuando nos miramos y, así sin voz, simplemente hablamos. Teletransportamos pensamientos de tu frente a la mía y cada sonrisa es un piloto rojo de “lo he pillado”.

Cuatro años, pequeña. Cuatro años ya. Y es ahora no cuando más falta me haces, sino cuando más me doy cuenta. Tus llamadas, tus locuras, tu fiel complicidad me alumbran. Esas noches en vela tras días infinitos en las que siempre acabamos llorando pero que, en realidad, sabemos que no terminan hasta que nos reímos de todo y de todos.  Todo eso se ha hecho imprescindible, imborrable. Irrenunciable.

Imposible de disimular. Se me ve el plumero, dicen. Eres mi preferida, comentan. Pero lo que no saben es que eres como mi yo pasada. Te miro y me veo, enfrentándote a los mismos retos, con las mismas ideas desordenadas y el mismo corazón inquieto.

Y entonces me muero por ayudarte, por indicarte el camino, por evitarte el chaparrón. Por ser tu señal de neón o tu mejor chubasquero. Y sé que no puedo, que no debería aunque pudiera. Que te tienes que equivocar tanto como yo lo hice (y lo seguiré haciendo), y que en cada escalón, sea hacia arriba como hacia abajo, me tendrás a tu lado, eso seguro. Y en cada borrachera, también.

Que voy a seguir dándote consejos aunque, afortunadamente, siempre acabes haciendo lo que te dé la gana. Y hazlo, por favor, hazlo toda tu vida. No dejes que nadie, ni la mejor de las amigas, ni la persona a la que más quieras, silencie esa voz que te dirá lo que quieres hacer, o mejor dicho, lo que necesitas hacer en los momentos de duda y desconcierto. Puede que no siempre te resulte fácil escucharla, pero afina el oído (y el instinto) y aparecerá entre todo el ruido. ¿La oyes?

No siempre te dirá cosas fáciles esa voz, de hecho, a veces querrás insultarla cuando te des cuenta de que te ha abocado a una decisión de “catastróficas” consecuencias, pero pase lo que pase, al final de cada etapa, sabrás que seguiste tu camino, no el de nadie más. Habrás aprendido de la vida y podrás volver a empezar en el instante en que te lo propongas.

Y tranquila, que si la gasolina escasea o el motor falla, aquí encontrarás el mejor combustible en un abrazo de fin de semana, una carcajada justo a tiempo o un consejo prescindible.

Todo para que recuerdes quién eres. Mi amiga, mi pequeña grande. Mi preferida.

Anuncios

Comenta lo que quieras

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s